La justicia de Ecuador acepta la retirada de la nacionalidad de su país a Julian Assange

RT · 27 de julio de 2021

El abogado del activista, Carlos Poveda, afirmó que su cliente «no fue procesado de acuerdo a la ley» y señaló que las irregularidades durante el juicio dificultaron la actuación de la defensa.

La justicia de Ecuador retiró la semana pasada la nacionalidad de ese país al cofundador de WikiLeaks, Julian Assange, comunicó este lunes Carlos Poveda, abogado del activista australiano. «Los jueces del Tribunal Administrativo estuvieron de acuerdo con los argumentos del Ministerio de Asuntos Exteriores y declararon inválida la carta de naturalización expedida a Julian Assange«, afirmó.

Assange recibió la nacionalidad ecuatoriana en diciembre del 2017 –durante el gobierno del entonces presidente Lenín Moreno– mientras estaba asilado en su Embajada en Londres. El 10 de abril de 2019, en vísperas de su entrega a la Policía británica, la Cancillería ecuatoriana publicó un documento en el que reconocía la carta de naturalización de Assange como un «acto administrativo perjudicial«.

El fallo del Tribunal Administrativo sobre la revocación de la ciudadanía se basó en un informe de la Contraloría General del Estado de Ecuador, que declaró que había habido irregularidades de procedimiento y que no cumplía los criterios para obtener la ciudadanía. Según señaló el abogado, el organismo actuó con claros intereses políticos: la Fiscalía no confirmó ninguna de las supuestas irregularidades y no aportó pruebas.

Poveda también informó de irregularidades durante el juicio que dificultaron la actuación de la defensa. «Desde la primera audiencia afirmamos que Julian no fue procesado de acuerdo a la ley, los documentos tuvieron que ser traducidos porque él habla inglés.  Yo mismo me enteré del juicio cuando entré en la página web del tribunal», detalló.

  • Julian Assange actualmente se encuentra encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh (Reino Unido). Fue detenido en abril del 2019 en la Embajada de Ecuador en Londres, luego que el gobierno de Lenín Moreno decidiera retirarle el asilo
  • El 4 de enero, una jueza británica rechazó la extradición del activista a EE.UU. por temor a que el cofundador de WikiLeaks pudiera suicidarse debido a su delicada salud mental
  • En EE.UU., Assange está acusado de cargos por espionaje y piratería informática por la publicación desde el 2010 de cientos de miles de páginas de documentos militares secretos y cables diplomáticos sobre las actividades de EE.UU. en las guerras en Irak y Afganistán, que fueron difundidos por su portal de filtraciones WikiLeaks. Los cargos conllevan una sentencia máxima de 175 años de prisión

«Él sigue siendo ecuatoriano»

En declaraciones a RT, Carlos Poveda afirmó que la decisión judicial contra Assange no es efectiva todavía y «él sigue siendo ecuatoriano». El abogado tiene la «obligación de impugnar» esta resolución en una segunda instancia y espera que la «revoque porque no se dio el derecho a la defensa» y porque el tribunal «siguió la resolución de un exfuncionario público que en estos momentos está acusado de actos de corrupción».

Poveda recordó que las autoridades ejecutivas recurrieron al poder judicial cuando expiraba el asilo diplomático y el entonces presidente, Lenín Moreno, «necesitaba una justificación para que fuerzas policiales británicas ingresen en la embajada y la única posibilidad era suspender —que es una figura inexistente en la legalidad ecuatoriana— la nacionalidad de Julian Assange».

Mientras tanto, la Constitución ecuatoriana prohibía la entrega de un ecuatoriano a un tercer país o la «apertura de embajadas en contra de un ecuatoriano». Por lo tanto, a juicio del abogado, la forma de despojar al fundador de WikiLeaks de la ciudadanía ecuatoriana es «una hoja de ruta mal diseñada, arbitraria, discrecional, inconstitucional y contraria a todo tipo de derechos humanos».

El juez Garzón cuestiona las garantías de EEUU a Reino Unido para la entrega de Assange

Sputnik · 23 de julio de 2021

Las garantías que el departamento de Justicia de EEUU dio al Reino Unido a cambio de la entrega del cofundador de Wikileaks, Julian Assange, no son fiables, declaró el abogado Baltasar Garzón, en una entrevista por correo electrónico con Sputnik.

«EEUU ha vulnerado sistemáticamente las garantías ofrecidas en otros procesos de extradición con países europeos. De hecho, es una tónica habitual que en el marco de una extradición se ofrezcan unas garantías que posteriormente no se atienden. En el caso de la jurisdicción española ha ocurrido anteriormente», constata Garzón.

La causa ha pasado al tribunal de Apelación de Inglaterra, que autorizó el recurso, a principios de mes, bajo tres de los cinco puntos legales planteados por EEUU. Estos incluyen «garantías» de que Assange no será encarcelado en condiciones de extrema seguridad si Londres consiente la extradición.Además, el periodista australiano, que se enfrenta a 175 años entre rejas por 18 cargos de espionaje e intrusión informática, tendría la oportunidad de cumplir la condena en su país natal, si los jueces de apelación aceptan la propuesta de Washington.

«Esas obligaciones internacionales que pretende suscribir Estados Unidos no deben ser tenidas en cuenta por el tribunal británico», subraya el exmagistrado.

Trama de espionaje contra Assange

La trama de escuchas ilegales que se descubrió en la sede diplomática de Ecuador constituye unos «hechos gravísimos», aseguró el abogado español.

«Se trata de hechos gravísimos. La presunta implicación de los servicios de inteligencia de EEUU, a través de UC GLOBAL, para espiar a Julian Assange, sus visitas y específicamente a mí dentro de la Embajada de Ecuador es de una gravedad inusitada», enfatizó.

Garzón subrayó que «evidentemente se han vulnerado todos los derechos posibles y cualquier atisbo de un debido proceso está anulado en este caso«.

A la vez, indicó que el equipo de abogados de Assange confía en una segunda victoria en el Alto Tribunal, con un veredicto que garantice su libertad y ampare la investigación y difusión informativas.

«No sólo está en juego una persona, Julian Assange, ni una organización, WikiLeaks, sino que está en juego la libertad de prensa en el mundo. Este es un elemento que estoy seguro la justicia británica va a tener en cuenta, el peligrosísimo precedente que se podría asentar», observa el exmagistrado español.

La causa abierta en la Audiencia Nacional de España –iniciada por una denuncia de Assange– apunta a que existen indicios de que la empresa sometió al periodista y sus visitantes a una vigilancia durante las 24 horas del día a través de cámaras y micrófonos ocultos entre 2015 y 2018.

De acuerdo con el sumario, con la información que se recababa a diario en la Embajada esta empresa realizaba una serie de informes que posteriormente eran «entregados a terceras personas o instituciones», entre las que «se mencionan autoridades de la República de Ecuador y agentes de los Estados Unidos».

La defensa de Assange mantiene que este sistema de espionaje, entre otras cosas, violó la confidencialidad de las reuniones con su cliente, lo que a su modo de ver invalida el proceso de extradición a EEUU que actualmente está activo en el Reino Unido.

Además, Garzón insistió en que su cliente, el cofundador de Wikileaks, debería afrontar el proceso sobre la petición de su extradición por EEUU en libertad provisional.

«Es evidente que una persona que ha sufrido casi siete años de encierro en un minúsculo piso londinense, sin acceso a la luz solar o al aire fresco, debía haber afrontado este juicio de extradición en libertad provisional», afirmó.

Subrayó que esta «era la forma óptima de garantizar su derecho a la defensa y su delicado estado de salud».

«Sin embargo, se ha optado por mantenerlo en una cárcel de máxima seguridad [Belmarsh, al sureste de Londres], en medio de una pandemia, prácticamente aislado y con difícil acceso a sus abogados por las políticas contra el COVID-19», denunció.

A la vez indicó que «la decisión ya fue tomada y ahora simplemente procede confirmar la sentencia de primera instancia y acabar con este caso”.

Libertad de prensa

La desestimación de los aspectos políticos, en particular la libertad de prensa, para denegar la extradición de Assange

En enero de 2021 la magistrada de Westminster, Vanessa Baraitser, falló en contra de la entrega de Assange a EEUU por motivos humanitarios, incluido el riesgo de suicidio en el sistema penitenciario estadounidense, pero desestimó los argumentos «políticos» de la defensa de Assange.

Según Garzón, estos argumentos deberían de «formar parte de un pronunciamiento jurisprudencial contundente que erradique la posibilidad de procesar a periodistas por publicar información veraz sobre crímenes de guerra».

«Esa es la obligación de la prensa libre y el derecho de todo periodista. Todo lo que no sea proteger esas prerrogativas, acerca la prensa a un peligroso abismo. Y si la prensa cae por ese abismo, de alguna forma cae tras ella la democracia, ya que los ciudadanos dejaríamos de tener acceso a la información y el poder actuaría sin control», alerta Garzón.

Washington reclama a Londres la entrega del nacional australiano para juzgarle por un cargo de conspiración para infiltrar sistemas informáticos gubernamentales y otros diecisiete por supuestos delitos de obtención y difusión de información confidencial en violación de la ley de Espionaje.

Las 18 imputaciones, que se penalizan con hasta 175 años en prisión de máxima seguridad, están relacionadas con la publicación en WikiLeaks de unos 90.000 partes de la guerra de Afganistán, 400.000 de Irak, 250.000 cables del Departamento de Estado y más de 800 informes sobre Guantánamo.

Las informaciones desvelan aparentes abusos de derechos humanos y presión política por los que nadie ha sido condenado.

Presidente López Obrador llama a liberar a Julian Assange

Telesur · 21 de julio de 2021

El llamamiento sucede en medio del destape de un escándalo de espionaje realizado por el gobierno predecesor.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, alertó que el cofundador de Wikileaks, Julian Assange, es tratado con saña y “debe ser liberado”, al presentar un informe sobre la contratación se servicios de espionaje telefónico que hiciera el Gobierno anterior al suyo.

“Todo esto debe desaparecer, la no repetición es lo más importante, que ya no se espíe a nadie; por eso es importante la investigación que se hizo a nivel mundial”, afirmó al mandatario al referirse al descubrimiento del malware Pegasus que se usaba para el espionaje telefónico.

“Por eso fue importante lo de WikiLeaks en su momento. (Julian) Assange debe de ser liberado porque está injustamente en la cárcel, tratado con saña por dar a conocer algo parecido”, indicó.

/…/

Amnistía Internacional: La detención arbitraria de Julian Assange debe terminar

Democracy Now · 20 de julio de 2021

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podría recibir una condena de hasta 175 años de prisión si es extraditado a Estados Unidos y juzgado según la Ley de Espionaje, por haber publicado documentos clasificados que exponen crímenes de guerra estadounidenses.

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, afirma que su detención desde 2010 “es arbitraria y que debería ser liberado”. Callamard añade que las acusaciones de las autoridades estadounidenses contra Assange “plantean grandes problemas y señales de alarma con respecto a la libertad de prensa”.

Para conocer más sobre este tema, vea (en inglés) la conversación que mantuvimos con Agnès Callamard.

La empresa española que espió a Assange operó desde un hotel de Sheldon Adelson en Las Vegas

Voz pópuli · 15 de julio de 2021

Undercover Global (UC Global), la empresa española investigada por el presunto espionaje a Julian Assange para Estados Unidos desde la embajada de Ecuador en Londres (Reino Unido), envió instrucciones desde EEUU para, supuestamente, acceder por streaming a las cámaras instaladas en la sede diplomática a espaldas de los servicios de inteligencia del país sudamericano.

Así lo reflejan los correos, chats y documentación que analiza la Policía Judicial, a los que ha tenido acceso este diario. Las instrucciones fueron enviadas por David Morales, fundador de UC Global, desde un hotel de Las Vegas propiedad de Sheldon Adelson. Hay que destacar que UC Global fue contratada por el Gobierno de Ecuador en 2012 para responsabilizarse de la seguridad de su embajada en Londres cuando Julian Assange se refugió en la sede diplomática.

En su día David Morales, exmilitar y administrador único de UC Global, pidió a los técnicos de su compañía que habilitaran un acceso en “streaming” sobre el sistema de cámaras de la embajada, tal y como avanzó en exclusiva Vozpópuli. Algunas de las instrucciones para conectarse al sistema de streaming eran remitidas por Morales desde el Hotel The Venetian, ubicado en Las Vegas (EEUU), propiedad entonces de Las Vegas Sands, corporación del multimillonario Sheldon Adelson, fallecido en enero de este año. Como veremos más adelante, el objetivo, supuestamente, era acceder a las cámaras que monitorizaban a Assange sin que los servicios de inteligencia ecuatorianos lo supieran.

En cuanto a la figura de Sheldon Adelson, el multimillonario norteamericano financió en su día la campaña electoral del ex presidente norteamericano, Donald Trump y, además, era amigo personal del por aquel entonces director de la CIA, Mike Pompeo. Tal y como se ha expuesto en el proceso judicial español, la cúpula del Departamento de Seguridad de Las vegas Sands está dirigida por un ex agente del Servicio Secreto de Estados Unidos que se había desempeñado anteriormente en las instancias de ciberseguridad, precisamente las que habrían estado centradas en el caso WikiLeaks. Adelson fue también promotor del proyecto fallido de Eurovegas en Madrid.

Las Vegas Sands había sido señalada anteriormente por orquestar presuntamente estrategias de espionaje junto a la CIA

Las Vegas Sands había sido señalada anteriormente por orquestar presuntamente estrategias de espionaje junto a la CIA. Tal y como publicó The Guardian en 2015, tras acceder a un documento secreto y confidencial elaborado en 2010, e incorporado a un proceso judicial, la empresa habría permitido el espionaje de la CIA mediante dispositivos de grabación en sus habitaciones del Casino Hotel de Macao, como sugiere ese informe. La finalidad, según refleja el documento desclasificado por la Universidad de California Berkeley y publicado por The Guardian en 2015, era presuntamente poder extorsionar a los funcionarios chinos que apostaban dinero en los casinos.

Sheldon G. Adelson en Singapur, en 2009

UC Global en Las Vegas, conexión Assange

El 3 de diciembre de 2017 David Morales remitía por correo electrónico a sus trabajadores de UC Global lo siguiente: “La semana próxima estaré de viaje y seria interesante que me pudiera llevar algo de información o resumen de Hotel [nombre en clave de la embajada], a menos que lo hayamos colgado todo en la plataforma que realizamos. Si es así no hay pegas”. Hay que recordar que, en el material obrante en la causa, tal y como han declarado los testigos protegidos, se apunta la creación de un Servidor FTP al que habrían estado accediendo IPs ubicadas en EEUU para presuntamente recolectar toda la información recogida en la embajada. Hasta el momento EEUU ha bloqueado la comisión rogatoria remitida por la Audiencia Nacional y se niega a identificar a los titulares de esas IPs, que se ubican en su territorio y que accedían a ese servidor.

Una semana después de ese email, David Morales visitaba el Hotel The Venetian, Las Vegas Sands, remitiendo desde la IP propiedad de ese resort instrucciones a sus trabajadores.

El 11 de diciembre de 2017, y mientras sus trabajadores (hoy testigos protegidos) estaban instalando nuevas cámaras (microfonadas) en la Embajada de Ecuador en Londres, Morales remitió el siguiente correo (literal): “Me indican que para los ecuatorianos al sistema en remoto (streaming) tengamos en cuenta que debemos de programarlo para que solo vean lo que nos interesa […] con el fin de que no puedan visualizar quien tiene mas conexiones o quien esta conectado al sistema… Todo debe de parecer como que tienen acceso ellos”.

Junto a esas instrucciones, añadía que hay “una serie de recomendaciones que debemos de seguir…. os lo adjunto en varios slides…. (están en ingles)”. En el Power Point adjunto a ese correo se pueden observar instrucciones en perfecto inglés para bloquear el acceso del perfil de Ecuador (“administrator”) al log en el que se visualizaban las entradas de otros usuarios, soliciando que además se creara otro usuario (“security”), que no podría ver Ecuador, y que sería la inteligencia de EEUU, según aseguran los testigos protegidos del caso. De esta manera, “administrator” (Ecuador) quedaría ciego y no sabría que “security” estaba accediendo a las cámaras en remoto.  Morales afirmaba en su correo remitido desde Las Vegas Sands que se trataba de que “no puedan visualizar quien tiene mas conexiones o quien esta conectado al sistema… … Todo debe de parecer como que tiene acceso ellos”.

A continuación reproducimos un slide de la presentación en Power Point en la que UC Global explicaba cómo acceder al sistema de cámaras de la embajada de ecuador en Londres a espaldas de los servicios de inteligencia del país latinoamericano.

Hay que destacar que Morales ha afirmado en repetidas ocasiones que tanto él como UC Global habrían realizado esas medidas de espionaje que se investigan siguiendo las peticiones del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador. Algo que han negado los ministros de exteriores del país en sus manifestaciones al Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional.

En otro correo del 21 de septiembre de 2017 Morales manifestaba que “me gustaría que en primer lugar mi localización siempre que fuera posible se maneje con reserva ( especialmente mis viajes a USA ) […] quiero alertaros de que tengamos mucho cuidado con la información que transmitimos…y ya de camino a todos que tengan cuidado con la información….SENAIN nos esta investigando”. SENAIN es la principal agencia de inteligencia de Ecuador.

El contrato de UC Global para proteger la embajada ecuatoriana en Londres implicaba comunicar cualquier tipo de amenaza contra la embajada al Servicio Nacional de Inteligencia de Ecuador, denominado SENAIN. Para ello desde el comienzo del asilo se contaba con un circuito cerrado de cámaras de seguridad, pero sin sonido, ubicadas dentro del edificio, con el objetivo de detectar cualquier tipo de acceso ilegítimo al inmueble.

Los documentos consultados por este diario reflejan que «a partir de un determinado momento por parte de David Morales se dio órdenes de que se cambiase el sistema de cámaras para que las nuevas grabaran imagen y audio». De esta forma,  en diciembre de 2017 se cambiaron todas las cámaras y se instalaron otras con micrófono oculto. Los correos de la empresa acreditan cómo se solicitó expresamente a la empresa proveedora (espiamos.com) que las nuevas cámaras llevaran micrófonos que no pudieran ser perceptibles.

Otro de los testigos protegidos asegura que, al regresar el mes de enero de 2018 de Las Vegas, David Morales comentó abiertamente que “los amigos americanos” le habían pedido colocar micrófonos, esta vez en toda la embajada, pero que le habían solicitado que lo hiciera él personalmente, sin contar con nadie más.

Así, a los micrófonos de las cámaras de la embajada se unieron otros escondidos en distintos sitios. Un claro ejemplo de ello fue el micrófono lapa más potente, introducido en la base del extintor de la sala de reuniones. En esa estancia Assange tenía activado un distorsionador para dificultar la captación del sonido. Varias de las grabaciones de ese micrófono oculto están en manos de la Policía Judicial y han sido incorporadas a la causa.

Las turbias promesas de Biden a Julian Assange

Sputnik · 9 de julio de 2021

El retrato de Julian Assange - Sputnik Mundo, 1920, 09.07.2021

El entorno de Julian Assange reniega de la última oferta de la Administración de Joe Biden y pide al presidente estadounidense que retire los cargos y facilite la liberación inmediata del cofundador de WikiLeaks.

El «paquete de garantías» ofrecido por Estados Unidos se hizo público esta semana al mismo tiempo que el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales Estados concedía a Washington un «permiso limitado» para recurrir el fallo contra su petición de extradición de Assange.

«Lo que EEUU está proponiendo es una fórmula para mantener a Julian en prisión para el resto de su vida. No debería estar en la cárcel un día más, ni en el Reino Unido ni en Estados Unidos ni en Australia, porque el periodismo no es un crimen», protestó su prometida y madre de sus dos hijos pequeños, la abogada Stella Moris, a través de su cuenta de Twitter.

Apelación limitada

El servicio fiscal británico (CPS, en sus siglas en inglés), que representa a Estados Unidos en el proceso, confirmó que el tribunal de apelación ha autorizado el recurso en tres de los cinco puntos planteados contra la sentencia de la magistrada de Westminster, Vanessa Baraitser, dictada en enero de 2021.

Por una parte, los jueces han negado la venia para recurrir contra los informes y el testimonio de un testigo crucial de la defensa, el siquiatra y académico Michael Kopelman, quien concluyó que Assange correría un «alto riesgo» de quitarse la vida si la «extradición se tornara inminente o ya hubiera acontecido».

EEUU tendrá la oportunidad, sin embargo, de argumentar que la magistrada «se equivocó» en su interpretación práctica del artículo de la ley de extradición sobre salud mental y física. Baraitser concluyó que sería «opresivo» entregar al exeditor de WikiLeaks quien, según diversos testigos, sufre un «desorden depresivo recurrente… con alucinaciones sicóticas» y secuelas del síndrome de Asperger.

Oferta carcelaria

Por ahora las autoridades estadounidenses han contratacado el uno de los pilares sobre los que se sustenta el fallo de la corte de primera instancia, que relacionó el riesgo de suicidio con la reclusión del periodista y programador australiano en centros de máxima seguridad, bajo el régimen de aislamiento. En el juicio, que tuvo lugar en 2020, se dio por descontado que Assange pasaría de la celda de Belmarsh, en Londres, al «inhumano» sistema penitenciario federal antes y después de ser juzgado por supuestos crímenes que se castigan con hasta 175 años entre rejas.

En concreto, EEUU ha asegurado que el imputado bajo la ley de Espionaje y por un cargo de pirateo informático no sería encarcelado en las llamadas cárceles ADX de máxima seguridad, ni sometido a regímenes especiales de confinamiento, «salvo que hiciera algo después» que conlleve tal tratamiento. El documento difundido por el CPS indica además que la Administración de Biden «autorizará la transferencia del señor Assange a Australia» a fin de que cumpla la condena en su país natal.

Engañosas y absurdas

Moris ha denunciado la farsa de ambas ofertas. «El Gobierno estadounidense dice que puede cambiar de opinión si el director de la CIA así lo aconseja cuando Julian Assange se encuentre detenido en EEUU», declaró a los medios. En un posterior debate online, la abogada alegó que la «CIA está detrás» de la masiva trama de espionaje en la Embajada de Ecuador en Londres— ella misma y su primer bebé fueron víctimas directas, además de Assange— que la Audiencia Nacional de España sigue investigando. «Las garantías son absurdas», dijo.

Moris desmontó también la oferta de traslado a una prisión australiana. La abogada puntualizó que «no es una concesión, sino un derecho» de los reclusos extranjeros, que se activa una vez agotadas las vías de apelación. «Hasta que el caso llegue al Supremo puede pasar fácilmente una década e incluso dos», denunció.El director de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, coincidió en que se trata de «una persecución política» sostenida en un «caso hueco» y testimonios falsos. «No solo está en juego la vida de Assange, sino también la libertad de prensa y el futuro de nuestros hijos», subrayó el periodista islandés.

Stella Moris sobre las propuestas estadounidenses a las autoridades británicas

RT · 10 de julio de 2021

Los detalles de las propuestas estadounidenses a las autoridades británicas fueron revelados por la Fiscalía de la Corona británica esta semana.
La prometida de Assange: "Lo que EE.UU. propone es una fórmula para mantener a Julian en prisión de forma efectiva durante el resto de su vida"
«Lo que EE.UU. propone es una fórmula para mantener a Julian en prisión de forma efectiva durante el resto de su vida»

Stella Moris, la prometida de Julian Assange, ha rechazado las propuestas de EE.UU. sobre las condiciones de una posible extradición del fundador de WikiLeaks, reporta The Guardian. «Lo que EE.UU. propone es una fórmula para mantener a Julian en prisión de forma efectiva durante el resto de su vida», afirmó la mujer.

Los detalles de las propuestas estadounidenses a las autoridades británicas fueron revelados por la Fiscalía de la Corona británica y salieron a la luz después de que esta semana se permitiera apelar contra el fallo judicial del pasado mes de enero, que denegó la extradición de Assange a Estados Unidos por motivos de salud mental.

Propuestas «groseramente engañosas»

El paquete de ofertas, al que se refirió la prometida del programador australiano, incluía las garantías de que Assange estaría exento de «medidas especiales administrativas«, así como de que no sería recluido bajo las más estrictas condiciones en la prisión ADX Florence de máxima seguridad (Colorado). Sin embargo, esto podría cambiar si el fundador de WikiLeaks hiciera algo que pudiera ser considerado por las autoridades norteamericanas como una razón para imponerle medidas de seguridad más severas.

Asimismo, entre las garantías figuraba la posibilidad para el activista de cumplir cualquier sentencia en Australia, su país natal, en el caso de que fuera condenado en relación con los cargos de espionaje y piratería informática a raíz de la publicación de documentos secretos en su portal WikiLeaks en 2010 y 2011.

Morris no dudó en calificar estas propuestas de «groseramente engañosas». «El Gobierno de EE.UU. también dice que puede cambiar de opinión si el jefe de la CIA se lo aconseja, una vez que Julian Assange esté bajo custodia estadounidense«, declaró la prometida del activista.

En cuanto a la posibilidad de que Assange pueda cumplir la condena en Australia, Morris señaló que él tiene derecho a solicitar un traslado de prisión, aunque subrayó que puede hacerlo solo cuando «todas las apelaciones se hayan agotado».

Documentalista del caso Assange desconfía del último giro judicial

Sputnik · 7 de julio de 2021

Juan Passarelli, realizador del documental ‘War on Journalism: Julian Assange case’ (La guerra contra el periodismo), expone a Sputnik su temor de que EEUU «juegue sucio» ahora que el Alto Tribunal inglés ha recortado el alcance de su apelación contra el bloqueo de su petición de extradición del cofundador de WikiLeaks.»Ha habido tantas irregularidades en este caso que no me sorprendería que haya una más y que EEUU juegue sucio otra vez, porque lo han hecho antes», sostiene en una entrevista telefónica.Periodista de investigación, de doble nacionalidad guatemalteco-italiana, mira con desconfía la decisión del juzgado de apelación de Inglaterra y Gales, que ha limitado las circunstancias en que admitirá el recurso de EEUU contra la sentencia desfavorable a la extradición dictada en enero de 2021.La magistrada Vanessa Baraitser, de la Corte de Westminster, frenó la extradición debido a la frágil salud de Assange, que intentaría suicidarse de perder la causa, y al riesgo que correría en una cárcel estadounidense, según expuso en su dictamen.

Los jueces de apelación han aceptado sus conclusiones médicas y han limitado el recurso a los puntos críticos sobre el sistema penitenciario de EEUU, de acuerdo con informaciones recogidas por Sputnik en el entorno del fundador de WikiLeaks.

«Aunque pareciera una pequeña victoria, estoy reticente a expresarme de una manera positiva porque lo que siempre he visto en estos once años es que Assange es la excepción a cualquier norma», lamenta Passarelli.

El realizador y productor se encuentra estos días en Berlín preparando una serie documental sobre Assange, que cubrirá la cadena de atropellos registrados en la persecución del periodista e informático australiano desde 2010.

Así, Passarelli considera que la decisión de apelar es «muy congruente» con la evolución del caso y la estrategia de «mantenerlo en un limbo legal lo más posible, usando el sistema jurídico, el sistema diplomático y todas las fuentes de poder que tiene EEUU».

«Tratan de atrasar y alargar el tiempo del limbo legal en que se encuentra Julian y, mientras tanto, torturarlo y hacerlo sufrir lo más posible», afirma. El reportero de investigación no duda de que «tratan de hacer de Julian un ejemplo para que ningún otro periodista se atreva a exponer los crímenes del gobierno más poderoso del mundo». «Ningún periodista debe sentirse cómodo con la decisión de la jueza Baraitser porque el que haya publicado o recibido material que EEUU considere secreto está en riesgo, y en Inglaterra, hoy día, no hay periodista que cubra la política exterior estadounidense que esté a salvo», señala.

Passarelli advierte que «EEUU y Reino Unido perdieron ya la credibilidad internacional con respecto a los derechos humanos» con la deriva de la situación de Assange, quien estuvo siete años refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres y lleva cerca de tres en prisión cautelar.

«EEUU y el Reino Unido no pueden levantar un frente para condenar abusos internacionales de derechos humanos porque ellos mismos los están rompiendo; tienen a un periodista, un prisionero político, en una cárcel de máxima seguridad en condiciones de tortura, según el relator especial de la ONU», denuncia.

No se ha anunciado la fecha del juicio de apelación, que probablemente presidirían tres jueces del Alto Tribunal de Inglaterra y Gales, con sede en el Strand de Londres.

Washington reclama a Londres la entrega del nacional australiano para juzgarle por un cargo de conspiración para infiltrar sistemas informáticos gubernamentales y otros diecisiete por supuestos delitos de obtención y difusión de información confidencial en violación de la ley de Espionaje.

Las 18 imputaciones, que se penalizan con hasta 175 años en prisión de máxima seguridad, están relacionadas con la publicación en WikiLeaks de unos 90.000 partes de la guerra de Afganistán, 400.000 de Irak, 250.000 cables del Departamento de Estado y más de 800 informes sobre Guantánamo.

Los informes desvelan aparentes abusos de derechos humanos y presión política por los que nadie ha sido condenado.

La carta de Günter Wallraff que insta a Merkel a confrontar a Biden por la extradición de Assange firmada por 120 políticos, periodistas y artistas alemanes

RT · 13 de julio de 2021

120 políticos, periodistas y artistas alemanes firman una carta instando a Merkel a confrontar a Biden por la extradición de Assange a EE.UU.

Más de un centenar de personalidades de la política, el periodismo y las artes en Alemania reclamaron la liberación del fundador del sitio digital WikiLeaks, el australiano Julian Assange, detenido en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, en Reino Unido.

En una carta abierta, los 120 firmantes instaron a Angela Merkel a defender los derechos de Assange en la visita que la canciller alemana tiene previsto realizar al presidente estadounidense, Joe Biden, en Washington este mes.

En junio se cumplieron nueve años desde que Assange se refugió en la legación diplomática ecuatoriana en Londres para no ser extraditado, aunque en abril de 2019 el Gobierno de Ecuador le retiró la inmunidad y desde entonces el periodista está detenido en la prisión de Belmarsh, en Londres. Ahora Assange se encuentra a la espera de la decisión de su extradición a Estados Unidos, donde se enfrenta a 175 años de prisión por su trabajo periodístico, incluidas sus denuncias de los crímenes de guerra estadounidenses en Irak y Afganistán. 

«La persecución de Julian Assange es un ataque a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, que debe ser rechazado con toda determinación», afirma la carta.

Los firmantes piden la liberación de Assange, que presenta graves problemas de salud. El cautiverio lo está sumiendo en una «profunda depresión y desesperación», según informó su compañera sentimental, Stella Moris, en una reciente visita a Belmarsh, después de que a ella y a sus dos hijos se les negara cualquier contacto directo con Assange durante ocho meses. El mal estado de salud también fue el principal argumento de la justicia británica en su sentencia del 4 de enero de 2021, que «prohibía la extradición a una custodia estadounidense imprevisiblemente larga».

Asimismo, le ruegan a Merkel que ayude a «tender puentes en el caso de Julian Assange» y que en sus conversaciones con el presidente estadounidense en Washington, «deje claro lo importante que es, en aras de la defensa de la libertad de prensa, retirar los cargos contra el fundador de WikiLeaks para que pueda recuperarse en libertad con su familia».

Policía ve indicios de espionaje a Assange en embajada de Ecuador en Londres

La Vanguardia · 7 de julio de 2021

La Policía ha certificado la existencia de indicios de un presunto espionaje al fundador de Wikileaks Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, dónde estuvo refugiado varios años, mientras mantenía reuniones con su equipo de abogados, liderado por el exjuez Baltasar Garzón, o con otros visitantes.

Así consta en un oficio policial, al que ha tenido acceso Efe, en el que se analiza la información contenida en dos dispositivos de memoria USB que fueron entregados el pasado año al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional por un testigo protegido en esta causa.

Este procedimiento se abrió al ser admitida una querella de Assange contra la empresa entonces responsable de la seguridad privada de la embajada de Ecuador en Londres (UC Global), y su propietario, David Morales, que está imputado.

La Policía explica en su informe que lo que expone «es el resultado del análisis de los USBs que entregó el Testigo Protegido-1 y que de momento no se ha podido comprobar si estos archivos se encuentran entre el material intervenido en los registros que se realizaron en la empresa UC GLOBAL», material del que anuncian que, «una vez se analice», informarán al juez «oportunamente».

De los archivos ahora analizados, el informe concluye que en el interior de la embajada había 7 cámaras con micrófonos y que contaban con un sistema de streaming que se realizaba directamente al NVR (Network Video Recorder).

También que se «grabaron diferentes vídeos con sonido de Julián Assange reunido con diferentes personas» y también «archivos de audio».

De hecho asegura que se elaboraron informes de reuniones «con diferentes personas e incluso en algunos se cita lo hablado en ellas», y un informe grafológico de Assange (estudio de la personalidad en el momento presente) por parte de la empresa UC GLOBAL.

Concluye también la Policía que se hicieron «copias de la documentación de las personas que David Morales indicó a los operadores de la empresa UC GLOBAL S.L, entre ellos Baltasar Garzón», y de otros abogados de su despacho como Aitor Martínez, así como de «los doctores que asistían a Julián Assange», de cuyas visitas también se elaboró «algún informe».

Las pruebas aportadas confirmarían además que se revisaron los mensajes de WhatsApp del móvil de Charles C Thonson, y que se fotografiaron los dispositivos móviles y las tarjetas SIM de la periodistas italiana Stefania Maurizi.

También la existencia de vídeos sobre las reuniones que mantuvieron en la embajada Assange y Romy Vallejo (Jefe del Servicio Nacional de Inteligencia de Ecuador), y de informes de las visitas de personas procedentes de Estados Unidos, de los que se adjuntaron fotos de los pasaportes de éstas, como por ejemplo del congresista norteamericano Dana Tyrone Rohrabacher, «siguiendo las indicaciones de David Morales».

Constan asimismo otros informes a los que aludía la querella, como el de una reunión que mantuvieron en Madrid en 2017 Baltasar Garzón y Rafael Correa, al que se le realizó un seguimiento desde el aeropuerto de Madrid hasta supuestamente el domicilio del exjuez, aportando fotografías del encuentro. También uno que se redactó en inglés del exlíder de Podemos Pablo Iglesias.

Entre el material aportado se encuentra asimismo un documento de pago de diez mil euros a la entonces responsable de seguridad de la embajada Gabriela Paiz Jérez, «pero este documento carece de firma». observa la Policía.

La querella expone las sospechas de que Morales pagaba 20.000 euros al mes en metálico a Páliz para evitar que hiciera «reportes negativos» sobre UC.

En cuanto a «los movimientos de dinero», la Policía indica al juez que en «una de las cuentas se ha encontrado un ingreso de 10.000 € procedente de USA del año 2016 en concepto de trabajos». (EFE)