Rafael Poch: Continúa la farsa judicial contra Assange

ctxt · 4 de diciembre de 2019

El 21 de octubre Julian Assange compareció ante el tribunal de primera instancia de Westminster. Debemos al exdiplomático británico Craig Murray, que logró estar presente en la sesión, una crónica absolutamente reveladora de lo que allá ocurrió. Murray, que fue embajador de su país en Uzbekistán, describe en ella lo que ya se conoce: que la persecución de Julian Assange, con miras a encerrarlo de por vida en una cárcel de Estados Unidos, no es solo un escándalo político y un atentado a derechos básicos, sino que también es una farsa judicial en la que la justicia del Reino Unido actúa como “mero instrumento de la represión política ejercida por Estados Unidos”. Ya lo sabíamos, pero los detalles son jugosos.

/…/

Puedes leer el artículo completo aquí.

Rafael Poch: Vergonzoso silencio en torno al calvario de Julian Assange

ctxt · 3 de julio de 2019

/…/

La suerte de Assange es un retrato del mundo de hoy, del pésimo estado de las democracias, del poder de la propaganda del establishment y de la apatía de los movimientos sociales en Europa.

Puedes leer el artículo completo aquí.

Más info: entrevista con Nils Melzer

Rafael Poch: Los grandes disidentes ya son los de Occidente

ctxt · 17 de abril de 2019

La imagen del bello Julian Assange sacado en volandas, feo y envejecido, de su largo y duro encierro con un libro de Gore Vidal en las manos, Historia del Estado de Seguridad Nacional, es antológica. Informa de que los grandes disidentes del siglo XXI son occidentales. Resume las circunstancias de un hombre valeroso, implacablemente perseguido y acosado por todos los medios humanos y técnicos de una máquina total, que no conoce fronteras.

/…/

Puedes leer el artículo completo aquí.

Rafael Poch: El gulag son ellos

ctxt · 1 de mayo de 2019

Shane T. McCoy, Guantánamo

/…/

Lo que le espera a Assange

“Cuando lo atrapen harán con él cosas criminales e inmorales, será la tortura”, explica Matthew Hoh, funcionario del Center for International Policy de Washington. “Le pondrán una capucha en la cabeza, será esposado y encadenado, lo embarcarán en un vuelo clandestino, será llevado a Estados Unidos y sometido a aislamiento, lo que es una forma de tortura”, explica el periodista Chris Hedges, premio Pulitzer. “Es así como rompen a la gente: será interrogado sin pausa, le aplicarán todas las técnicas psicológicas posibles, en su celda hará mucho calor, luego mucho frío, le despertarán constantemente, cada dos o tres horas, para impedirle dormir, puede que le metan en una celda sin agua para obligarle a pedir agua, para ir al lavabo o lavarse”, dice. “Todo el mundo tiene su punto de quiebra, le intentarán destruir psicológicamente. Lo hemos visto con muchos casos de detenidos, la mayoría vendidos a Estados Unidos por señores de la guerra en Afganistán o Pakistán: quedan emocionalmente inválidos de por vida. Será una tortura científica”, dice Hedges, citado por Elizabeth Vos en Consortium News. Todo eso puede deducirse del injusto proceso y detención sufrido por Chelsea Manning. “Habrá un barniz de legalidad, una apariencia, pero será tratado como todas las personas de todo el mundo que han desaparecido en ese sistema”, pronostica Hedges.

/…/

Puedes leer el artículo completo aquí.

Baltasar Garzón testifica en Audiencia Nacional sobre el espionaje a Assange

La Vanguardia · 27 de julio de 2020

Según precisan fuentes de la defensa, también están citados otros abogados que fueron presuntamente espiados, además del excónsul de Ecuador en Londres Fidel Narváez, la actual pareja de Assange, Stella Morris, que también integra su equipo legal; mientras que el martes el magistrado interrogará por videoconferencia a operadores de seguridad de la compañía UC Global.

Puedes leer la noticia completa aquí.

Baltasar Garzón sobre espionaje a Assange: «El agente de persecución es EEUU»

El Periódico · 27 de julio de 2020

Baltasar Garzón, coordinador de la defensa de Julian Assange, ha reiterado que el líder de Wikileaks ha sido objeto de «persecución política» «por revelar hechos gravísimos» y ha apuntado directamente a Estados Unidos como el «agente de persecución», que ahora le reclama por la filtración de documentos confidenciales.

Garzón ha acudido este lunes a la Audiencia Nacional, tribunal donde ejerció como juez durante años hasta que fue inhabilitado, para declarar como testigo en la causa donde se investiga el supuesto espionaje que Assange denuncia que sufrió por parte de la empresa española UC Global, que estuvo a cargo de la seguridad de la embajada de Ecuador en Londres entre 2015 y 2018.

/…/

Puedes leer la noticia completa aquí.

Diez años de las primeras filtraciones «bombas» de WikiLeaks

elDiario.es · 26 de julio de 2020

Hace diez años, el portal WikiLeaks lanzó su primera gran filtración de documentos secretos sobre la guerra de Afganistán, que provocó la ira de EE.UU. y convirtió a su fundador, Julian Assange, en figura pública mundial en su controvertida cruzada por la transparencia.

Los más de 90.000 documentos militares estadounidense fueron revelados el 25 de julio de 2010 y mostraban con crudeza el fracaso de la guerra en Afganistán, entre ellos la muerte de centenares de civiles en ataques de la coalición internacional liderada por EE.UU. contra los talibanes y que no fueron reportados.

/…/

Puedes leer la noticia completa aquí.

Investigan presunto espionaje al expresidente de Ecuador en causa de Assange

La Vanguardia · 23 de julio de 2020

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha admitido a trámite la querella interpuesta por el expresidente de Ecuador Rafael Correa contra la empresa española Undercover Global, a la que investiga por supuesto espionaje al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada ecuatoriana en Londres.

La querella está dirigida contra el dueño de Undercover Global, David Morales, ya imputado en la causa, por delitos de descubrimiento y revelación de secretos, cometidos fuera de España, en Francia y Bélgica.

/…/

Puedes leer la noticia completa aquí.

«Cuatro países se han coordinado para quemarle en la hoguera sin que nadie proteste»

Foto: Yves Bachmann

Nils Melzer, relator especial de la ONU sobre torturas
Una entrevista de Daniel Ryser / Republik

/…/

Comencemos por el principio: ¿Qué le llevó a tomar el caso?

En diciembre de 2018 sus abogados me pidieron que interviniera. Al principio, me negué. Estaba muy cargado con otras peticiones y no estaba muy familiarizado con el caso. Mi impresión, en gran medida influenciada por los medios de comunicación, también estuvo influida por el prejuicio de que Julian Assange era de alguna manera culpable y de que quería manipularme.

En marzo de 2019, sus abogados se me acercaron por segunda vez porque cada vez había más indicios de que pronto Assange sería expulsado de la embajada ecuatoriana. Me enviaron algunos documentos clave y un resumen del caso y pensé que mi integridad profesional exigía que al menos le echara un vistazo al material.

¿Qué pasó entonces?

Rápidamente resultó evidente que algo no estaba bien. Mi amplia experiencia en asuntos legales me decía que había una contradicción que no tenía sentido: ¿por qué una persona estaría sujeta a nueve años de investigación preliminar por violación sin que nunca se hayan presentado cargos?

¿Eso es algo inusual?

Nunca he visto un caso similar. Cualquiera puede iniciar una investigación preliminar en contra de otra persona con tan solo ir a la policía y acusarla de un delito. Sin embargo, las autoridades suecas nunca se interesaron por el testimonio de Assange. Lo dejaron intencionalmente en el limbo. Imagínese ser acusado de violación durante nueve años y medio por todo el aparato estatal y medios de comunicación sin tener la oportunidad de defenderse porque nunca se presentaron cargos.

/…/

¿De dónde sale la historia de que Assange buscaba evadir la justicia sueca?

Esta versión fue fabricada y no es consistente con los hechos. Si él hubiera estado intentando esconderse, no habría aparecido en la comisaría de policía por su propia voluntad.

/…/

La oficina del fiscal público le dio permiso por escrito para salir de Suecia por cortos períodos de tiempo.

¿Y entonces?

El punto es: el día en que Julian Assange salió de Suecia, en un momento en que no estaba claro si se iba por corto o largo plazo, se emitió una orden de arresto. Voló con Scandinavian Airlines (SAS) de Estocolmo a Berlín. Durante el vuelo, sus ordenadores portátiles desaparecieron de su equipaje facturado. Cuando llegó a Berlín, Lufthansa solicitó una investigación de SAS, pero la aerolínea aparentemente se negó a proporcionar ningún tipo de información.

¿Por qué?

Ese es exactamente el problema. En este caso, constantemente suceden cosas que no serían posibles a menos que las mires desde un ángulo diferente. De todos modos, Assange continuó hacia Londres, pero no trató de esconderse del poder judicial. A través de su abogado sueco, ofreció a los fiscales varias fechas posibles para ser interrogado en Suecia: esta correspondencia existe. Luego, sucedió lo siguiente: Assange se enteró de que se había abierto un caso criminal secreto contra él en Estados Unidos. En ese momento, no fue confirmado por EEUU, pero hoy sabemos que era cierto.

/…/

No estoy diciendo que Julian Assange sea un ángel o un héroe. No se trata de eso. Estamos hablando de derechos humanos y no de derechos de héroes o ángeles. Assange es una persona y tiene derecho a defenderse y ser tratado de manera humana. Independientemente de lo que se le acuse, Assange tiene derecho a un juicio justo. Pero se le ha negado deliberadamente ese derecho: en Suecia, Estados Unidos, Gran Bretaña y Ecuador. Por el contrario, lo dejaron pudrirse durante casi siete años en el limbo de una habitación.

/…/

En YouTube circulan vídeos en los que los soldados estadounidenses se jactan de llevar a las mujeres iraquíes al suicidio con violaciones sistemáticas. Nadie los está investigando. Al mismo tiempo, una persona que expone tales cosas está siendo amenazada con 175 años de prisión. Durante toda una década, ha sido inundado con acusaciones que no se pueden probar. Están acabando con él y nadie se hace responsable.

Esto marca una degradación del contrato social. Otorgamos poder a los países y lo delegamos a los Gobiernos, pero a cambio deben ser responsables de cómo ejercen ese poder. Si no exigimos que se les haga responsables, perderemos nuestros derechos tarde o temprano. Los humanos no son democráticos por naturaleza. El poder se corrompe si no se supervisa.

/…/

elDiario.es, 26 de febrero de 2020 · Puedes leer la entrevista completa aquí.

Versión original en alemán

Versión en inglés