Clandestino: conversación con Fidel Narváez

Isabel Galeote · Clandestino / Radio Campillos · 26 de enero de 2021

Hay una cita en el Tomo II de El Quijote que dice así: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.» He elegido esta famosa cita de El Quijote, porque hoy hablaremos de libertad con mayúsculas. O más bien de la falta de libertad que padecen quienes están en las cárceles por defender otra libertad primordial para las personas Me refiero a la libertad de expresión, que implica poder comunicarnos y expresarnos libremente. Un derecho fundamental para vivir en una sociedad justa y abierta. El derecho a expresar y difundir, buscar, recibir y compartir información e ideas sin miedo ni injerencias ilegítimas es esencial para nuestra educación, para desarrollarnos como personas, ayudar a muestras comunidades, acceder a la justicia y disfrutar de todos y cada uno de los derechos que aparecen en la Declaración Universal de los Humanos.

Nuestro invitado de hoy ha sido conocido y reconocido siempre en su país como un activista de izquierda, aunque terminara siendo Cónsul General de Ecuador en el Reino Unido entre los años 2010 a 2018. Siendo muy joven, con tan solo 16 años, ya saltó a la prensa de su país cuando, después de ser nombrado presidente del Concejo Estudiantil, en un acto de juramento a la bandera, ni corto ni perezoso y ante un auditorio repleto de gente, quemó una figura que personificaba al mismísimo Presidente de Ecuador de entonces, el ultraderechista León Febres Cordero, quien instauró una política de terror desde el Estado para controlar a la oposición y para exterminar al grupo subversivo “Alfaro Vive, ¡Carajo!”, aunque para ello violara los derechos humanos constantemente. Pero es que, como se suele decir, hijo de gato, caza ratones, y es que el papá de nuestro invitado era dirigente sindical de izquierda, con lo que eso conlleva y supone en determinados contextos. Eso, unido a que estudiaba en un colegio donde el ambiente era y estaba muy politizado, pues resultó formando a un joven rebelde, inconformista, luchador y defensor de los derechos humanos.

Fidel Narváez, que es como se llama nuestro invitado de hoy, convivió durante seis años con el fundador de WikiLeaks durante su reclusión en la embajada de Ecuador en la capital británica. Ahora, forma parte de la campaña que pide su libertad y denuncia lo que considera una persecución política de Assange.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *