Documentos secretos han expuesto la obsesión de la CIA con Julian Assange

Chip Gibbons · Jacobin · 17 de septiembre de 2022

Nuevas revelaciones muestran que la CIA tomó en secreto el control de la empresa de seguridad contratada por el gobierno de Ecuador para custodiar a Julian Assange durante su exilio en Londres. El espionaje de la agencia a Assange y sus visitantes constituye una violación grave de las libertades civiles.
Julian Assange hace un gesto a los medios de comunicación desde un vehículo policial a su llegada al juzgado en Londres el 11 de abril de 2019 (Jack Taylor / Getty Images)

Stefania Maurizi no era ajena a la embajada de Ecuador en Londres. La reportera de investigación italiana había trabajado como periodista asociada con WikiLeaks para todos sus principales comunicados desde 2009. Maurizi también había emprendido litigios en cuatro países distintos para obligar a sus gobiernos a divulgar información sobre Julian Assange y WikiLeaks. Assange en ese momento estaba atrapado en la embajada. En 2012, el gobierno socialista democrático de Ecuador le otorgó asilo político, pero el Reino Unido dejó claro que arrestarían al periodista si alguna vez ponía un pie fuera de la embajada. Maurizi le había visitado varias veces.

Cuando Maurizi se reunió con Assange el 29 de diciembre de 2017, la seguridad de la embajada retuvo sus dispositivos electrónicos durante la visita. Mientras hablaba con su colega periodista, empleados de la empresa de seguridad española UC Global accedieron a sus dispositivos, los fotografiaron, desmontaron uno de sus teléfonos y le quitaron la tarjeta SIM. En al menos una ocasión, el mismo contratista de seguridad grabó audio y vídeo de su reunión con Assange.

Dado que Assange se había convertido en un residente inesperado, la embajada reforzó su seguridad contratando a la empresa de seguridad española UC Global. A principios de 2017, UC Global impuso un nuevo régimen a la miríada de visitantes de Assange. Exigió que entregaran sus pasaportes y dispositivos electrónicos cuando visitaran al periodista australiano. UC Global también colocó nuevas cámaras de vídeo dentro de la embajada. A pesar de sus afirmaciones en contrario, esas cámaras no solo grabaron vídeo sino también audio. Sin el conocimiento de los invitados de Assange, UC Global estaba fotografiando sus pasaportes e intentando acceder a sus dispositivos electrónicos. Según exempleados, las acciones de UC Global dentro de la embajada pueden haber sido a instancias de un segundo cliente: los servicios de inteligencia de EE.UU.

Desde hace tres años UC Global y su dueño, David Morales, son objeto de una investigación criminal en curso en España. Un juez español ha estado investigando si Morales, un ciudadano español, violó el derecho a la privacidad y el privilegio abogado-cliente de Assange al espiar reuniones legales. (Morales también está siendo investigado por lavado de dinero y soborno.) La investigación se ha centrado cada vez más en los presuntos vínculos de Morales con la CIA. En junio, la Audiencia Nacional de España emitió una citación para que el exdirector de la CIA, Mike Pompeo, testificara sobre una posible trama de la CIA para asesinar a Assange.

Y no es solo en España donde Pompeo y UC Global enfrentan un escrutinio legal. En agosto, dos periodistas estadounidenses, Charles Glass y John Goetz, se unieron a dos de los abogados estadounidenses de Assange, Margaret Ratner Kunstler y Deborah Hrbek, para presentar una demanda contra el exdirector de la CIA Mike Pompeo, la CIA, UC Global y Morales. La demanda alega que la copia de teléfonos y dispositivos electrónicos por parte de UC Global fue realizada en nombre de la CIA y aprobada personalmente por Pompeo. Como resultado, se violaron sus derechos recogidos en la Cuarta Enmienda de la Constitución estadounidense.

Las demandas por violaciones constitucionales solo pueden ser presentadas por ciudadanos estadounidenses, pero el pleito llama la atención de manera más amplia sobre cómo las víctimas de esta vigilancia se extendieron más allá de Assange. UC Global atrapó no solo al editor de WikiLeaks, sino también a su equipo legal, sus médicos, sus visitantes y la propia embajada. Assange tuvo una gran variedad de visitantes en la embajada, desde celebridades como Pamela Anderson hasta figuras políticas como Yanis Varoufakis. Con determinados visitantes, UC Global ha creado perfiles y guardado dosieres. Y UC Global, se alega, pasó esta información a la CIA.

Srećko Horvat, el filósofo y activista político que cofundó el Movimiento Democracia en Europa 2025 con Varoufakis, era un visitante frecuente de Assange en la embajada. Los dos veían vídeos de YouTube hasta altas horas de la noche o pasaban horas hablando sobre tecnología o el trabajo del escritor de ciencia ficción Philip K. Dick. Desde la primera vez que Horvat visitó la embajada, la presencia de cámaras en todas partes dejaba claro que estaban siendo observados. Pero según Horvat, las cosas cambiaron drásticamente a peor después de que Lenín Moreno sucediera a Rafael Correa como presidente de Ecuador. Cuando Moreno traicionó el legado de su predecesor, buscó vínculos más estrechos con Estados Unidos y se volvió cada vez más hostil a Assange. Junto con las acciones de UC Global, explica Horvat, “la sensación era cada vez más como si Julian fuera un rehén en un entorno muy hostil. Hoy sabemos que, en efecto, fue así.»

Más tarde, Horvat supo por un informe en La Repubblica que estaba entre las personas seleccionadas por UC Global, presuntamente a petición de la CIA. Horvat no se sorprendió por la vigilancia de Assange por parte de la CIA, pero se sorprendió al enterarse del alcance de su interés en él. Sin embargo, el filósofo no se arrepiente de su solidaridad con Assange. “Sabía que años de visitar a Julian en la embajada estaba causando sospechas en algún lugar de los pasillos del poder secreto, pero no me importaba y sigue sin importarme”, dijo Horvart.

Horvat enfatizó que el mayor problema con las acciones de UC Global fue el espionaje a abogados y periodistas en nombre de la CIA. El derecho y el periodismo son profesiones en las que la confidencialidad es crucial. Dado que Estados Unidos se estaba preparando para solicitar la extradición de Assange y había librado una guerra contra las fuentes de los periodistas, las acciones invasivas de la CIA son particularmente siniestras.

Margaret Ratner Kunstler, una de las abogadas de Assange que está demandando a Pompeo, enfatizó que «históricamente, la interferencia con el campo de la defensa, ya sea a través del espionaje u otros medios nefastos, se ha considerado ir demasiado lejos incluso para las agencias de inteligencia». Dañaría gravemente la capacidad de Assange para defenderse, dijo Kunstler, si «conversaciones de defensa estratégica estrictamente privadas» llegaran a manos del gobierno.

Maurizi le explicó a Jacobin que parte de la razón por la que se interesó por primera vez en WikiLeaks en 2009 fue por su urgencia de proteger sus reuniones y conversaciones con fuentes confidenciales después de que una de sus fuentes, convencida de que serían interceptadas ilegalmente, dejó de hablar con ella.

Maurizi ha trabajado en historias particularmente sensibles. La periodista italiana informó sobre los documentos de Snowden, siendo coautora de un artículo con Glenn Greenwald sobre el espionaje de la NSA en Italia. Una de las revelaciones relacionadas con WikiLeaks sobre las que escribió Maurizi, las herramientas secretas de piratería informática de la CIA, supuestamente enfadó tanto a Pompeo, el director de la CIA, que intensificó las acciones encubiertas contra WikiLeaks, acciones en las que UC Global presuntamente desempeñó un papel fundamental. Que Maurizi sea una de las periodistas más atacadas plantea sus propias preguntas. (Como italiana, Maurizi no pudo unirse a la demanda de EE. UU., aunque presentó una denuncia penal contra UC Global en España.)

Múltiples gobiernos, junto con la gama completa de agencias de inteligencia estadounidenses de tres letras, han estado implicados en la violación de los derechos de Assange. ¿Quién es entonces UC Global y cómo esta pequeña empresa de seguridad española se convirtió en el centro de un escándalo de espionaje internacional?

Espionaje al descubierto

Assange sospechó que estaba siendo vigilado dentro de la embajada. Al igual que con la decisión de Assange de buscar asilo por temor a ser procesado en los Estados Unidos, sus acciones fueron frecuentemente ridiculizadas como paranoicas e infundadas. Ambos temores resultaron estar justificados.

La primera prueba de vigilancia se produjo semanas antes de que finalmente arrestaran a Assange. Un grupo de ciudadanos españoles se dirigió a WikiLeaks con vídeos de Assange dentro de la embajada, exigiendo 3 millones de euros por entregárselos. WikiLeaks contactó a las autoridades españolas y el editor en jefe, Kristinn Hrafnsson, viajó a España para reunirse con el extorsionador como parte de una operación encubierta. Los extorsionadores fueron arrestados, pero todavía había muchas preguntas. La historia se eclipsó rápidamente. El día después de que WikiLeaks hiciera público el intento de extorsión y la vigilancia, Assange fue arrestado.

Tras el arresto de Assange, el diario español El País, que había cubierto la trama de extorsión, publicó relatos de exempleados de UC Global que describían cómo era vigilar a Assange y espiar sus reuniones legales. Además, un exempleado de UC Global se acercó a uno de los abogados de Assange con revelaciones sobre la vigilancia de reuniones legales. El equipo legal de Assange presentó una denuncia penal contra UC Global. En este punto, la justicia española inició una investigación. La investigación inicialmente se llevó a cabo bajo secreto, pero su existencia se hizo pública de manera dramática en septiembre de 2019, cuando el dueño de UC Global fue arrestado.

Morales es un exmarine español. Según un perfil de El País, admiraba la empresa de mercenarios estadounidense Blackwater y se inspiró en ella para poner en marcha su empresa. Según los informes, justificaba su condición de agente doble jactándose: «Soy un mercenario de principio a fin».

Los amigos americanos

Fue durante esta investigación sobre Morales que se descubrieron las imágenes de los dispositivos electrónicos de Maurizi. Pero la evidencia más impactante sigue siendo el testimonio de exempleados de UC Global. Tres exempleados de UC Global han testificado en España como testigos protegidos (lo que significa que sus identidades no han sido reveladas al público). Dos de ellos también testificaron como testigos protegidos en el Reino Unido durante la audiencia de extradición de Assange. Identificados como “Testigo 1” y “Testigo 2”, sus declaraciones juradas en inglés de este procedimiento ofrecen un retrato del viaje de UC Global hacia lo que Morales llamó “el lado oscuro”.

Según el Testigo 1, UC Global era una pequeña empresa que únicamente tenía contratos con el gobierno ecuatoriano (además de brindar seguridad a la embajada, también brindaban seguridad a las hijas del presidente Rafael Correa). Morales comenzó a viajar solo a los Estados Unidos para exposiciones de seguridad. Aunque UC Global era pequeña, tener el contrato de seguridad para la embajada ecuatoriana de alto perfil en Londres impresionaría a los clientes.

En 2017, Morales anunció a sus empleados que la empresa se había sumado a lo que llamó el “lado oscuro”. El testigo 1 se enteró de que esto significaba que Morales había “entrado en acuerdos ilegales con las autoridades estadounidenses para proporcionarles información confidencial sobre el Sr. Assange y Rafael Correa”. Morales inició frecuentes viajes a Estados Unidos para visitar a los que denominó “nuestros amigos estadounidenses”. Tras una investigación adicional, Morales confirmó al Testigo 1 que los «amigos» eran «inteligencia de EE.UU.». La riqueza de Morales creció inexplicablemente luego de sus viajes a los Estados Unidos. También comenzó a ordenar la vigilancia dentro de la embajada. Creyendo que estaba vendiendo la información al enemigo, el Testigo 1 dejó UC Global e informó a los abogados de Assange sobre la vigilancia.

La nueva lealtad de Morales al lado oscuro coincidió con otro contrato de seguridad. A Morales se le pagó para que supervisara personalmente la seguridad del yate del multimillonario Sheldon Adelson cuando entrara al Mar Mediterráneo. Si bien un contrato para proteger el yate de Adelson en el Mediterráneo fue lucrativo personalmente para Morales, para el Testigo 1 tenía poco sentido. El yate solo entró en el Mediterráneo por períodos breves y tenía su propio equipo de seguridad. Además de ser un rico magnate de los casinos, Adelson fue un importante donante del Partido Republicano y fue el mayor donante de Donald Trump. También fue uno de los principales partidarios del ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y de las posiciones de extrema derecha sobre Israel (Adelson se opuso al apoyo formal de AIPAC a una solución de dos estados).

El Testigo 2 confirma la narrativa general del Testigo 1, incluido que Morales les dijo a los empleados que la compañía se había “pasado al lado oscuro”, sus referencias a “amigos estadounidenses”, viajes frecuentes a los Estados Unidos, enriquecimiento inexplicable y contratos de seguridad para el yate de Adelson. Después de instalar nuevas cámaras dentro de la embajada que grababan sonido, un hecho que el Testigo 2 ocultó tanto a Assange como a la embajada, Morales le dijo al Testigo 2 que los amigos estadounidenses querían acceso en tiempo real a todas las cámaras de seguridad.

Los amigos estadounidenses de Morales estaban particularmente interesados ​​en escuchar las reuniones de Assange con su equipo legal. Muchas de las solicitudes en nombre de los amigos estadounidenses fueron comunicadas por Morales a su personal durante sus frecuentes estadías en un hotel de Las Vegas propiedad de Adelson. Morales transmitió al Testigo 2 otras solicitudes de los amigos estadounidenses que iban más allá de las grabaciones ocultas. Mientras estuvo en la embajada, Assange tuvo dos hijos con su ahora esposa Stella Assange. Stella y Julian Assange tomaron medidas para ocultar este hecho, temiendo por la seguridad de los niños. No obstante, ya sea UC Global o los amigos estadounidenses de la compañía comenzaron a sospechar la verdad. Los amigos estadounidenses querían que el Testigo 2 robara los pañales de uno de los hijos de Assange para establecer la paternidad de Assange.

Las solicitudes de los estadounidenses tomarían giros aún más oscuros. A fines de 2017 estaban cada vez más desesperados por sacar a Assange de la embajada. Morales transmitió varias sugerencias de los estadounidenses al personal de UC Global. Según el Testigo 2, esto incluía dejar la puerta de la embajada abierta para que personas desconocidas pudieran entrar desde la calle y secuestrar a Assange. También se mencionó el envenenamiento de Assange.

En 2021, más de un año y medio después de que los empleados de UC Global compartieran sus experiencias, Yahoo! News publicó una historia explosiva basada en antiguas fuentes del gobierno de EE.UU. sobre los “planes de guerra secretos de la CIA contra WikiLeaks”. La CIA recibió imágenes directas desde dentro de la embajada, conspiró para secuestrar a Assange y jugó con la idea de asesinarlo. Que las fuentes del gobierno de los EE.UU. hayan detallado tramas de la CIA que reflejan las de los testigos de UC Global presenta una corroboración bastante potente de las acusaciones más serias. La investigación también indicó que las operaciones encubiertas de la CIA se intensificaron dramáticamente cuando el jefe de la CIA de Trump, Pompeo, se indignó por las llamadas revelaciones de la Bóveda 7 (Vault7), que detallaban técnicas de espionaje altamente clasificadas de la CIA. Esto también se alinea con el testimonio de los empleados de UC Global que dicen que las acciones de la compañía aumentaron considerablemente después de la elección de Trump. El momento crucial, según Yahoo, en la decisión de la CIA de considerar secuestrar a Assange se produjo después de que se enteraran de que Ecuador podría convertir a Assange en diplomático en otro país. El equipo legal de Assange estaba dispuesto a considerar países que adoptaron una postura desafiante contra Estados Unidos, incluidos Venezuela, Bolivia o Cuba. En cambio, el gobierno ecuatoriano sugirió a Rusia, que había otorgado asilo a Edward Snowden. Assange rechazó la idea por temor a que alimentara más teorías de conspiración. UC Global capturó imágenes y audio de la reunión donde se discutió esto, lo que significa que probablemente desempeñó un papel fundamental en la escalada de la campaña encubierta de la CIA contra Assange.

Ante las afirmaciones de sus exempleados, el dueño de UC Global, Morales, ha negado trabajar para la inteligencia estadounidense. Inicialmente negó que hubiera vigilancia alguna. Después de que esa posición se volvió imposible de mantener, Morales cambió su historia, alegando que fue autorizada por el entonces embajador de Ecuador en el Reino Unido, Carlos Abad.

Abad falleció en noviembre de 2019, pero Jacobin habló con el excanciller ecuatoriano Guillaume Long. Long también testificó ante la investigación criminal española sobre Morales. Long explicó cómo los documentos de Morales que pretenden mostrar que Ecuador autorizó la vigilancia son falsificaciones y burdas. Por ejemplo, usaron terminaciones de correo electrónico incorrectas para los funcionarios diplomáticos ecuatorianos. Además de las direcciones de correo electrónico falsas, los propios documentos también tenían números de serie falsos.

“Ellos [UC Global] fueron claramente interceptados por la CIA para espiarnos a todos, especialmente a Assange”, dijo Long a Jacobin. Long calificó la vigilancia dirigida por Estados Unidos como “una grave violación del derecho internacional” que constituía “una violación de la soberanía de Ecuador, de los derechos humanos de decenas de personas, incluidos los derechos humanos de los ciudadanos ecuatorianos, y de todas las normas relativas a la inviolabilidad de las misiones diplomáticas”.

La CIA no comenta sobre sus acciones encubiertas, pero el exdirector Pompeo ha declarado públicamente que las fuentes de Yahoo deberían ser procesadas. Cuando se le preguntó a su predecesor, Leon Panetta, en un documental alemán sobre el supuesto espionaje de Pompeo en la embajada, se rió, sonrió y dijo: “Eso no me sorprende. Ese tipo de cosas pasan todo el tiempo. En inteligencia, el objetivo es obtener información de cualquier manera que puedas y estoy seguro de que eso es lo que ocurrió aquí.»

Al jefe de espionaje de la era Obama las acusaciones claramente no le parecen inverosímiles.

Violación de los derechos

La investigación española ha descubierto pruebas firmes de las operaciones de espionaje de UC Global dentro de la embajada ecuatoriana. La investigación, sin embargo, ha enfrentado varios obstáculos. Inicialmente, el Reino Unido intentó evitar que un juez español entrevistara a Assange. Y a pesar de un tratado de asistencia judicial recíproca entre España y Estados Unidos, este último hasta ahora ha incumplido, afirmando que no lo hará a menos que el juez dé la identidad de sus fuentes. En Estados Unidos, la demanda civil contra Pompeo también enfrenta una batalla legal cuesta arriba. Enfrentarse a la CIA no es una tarea fácil y los tribunales inventan cada vez más nuevas formas de evitar que las víctimas del estado de seguridad nacional de EE.UU. puedan llegar a los tribunales.

A nivel internacional, periódicos como El País de España, La Repubblica de Italia y The Guardian del Reino Unido han dedicado cobertura al escándalo. En los Estados Unidos, la historia de UC Global, al igual que la historia más amplia de la persecución de Assange, ha sido mantenida viva por medios independientes como Consortium News, Grayzone y Dissenter. Si bien hay algunas excepciones notables, los medios corporativos de EE.UU. se han mantenido en gran medida en silencio, o peor aún, han estado distorsionando la historia más allá de todo reconocimiento al minimizar la vigilancia y demonizar a las víctimas.

Algunos de los detalles sobre las posibles conexiones de UC Global con la CIA pueden permanecer turbios, pero los hechos que no están en disputa son preocupantes. UC Global registró ampliamente a Assange, incluso durante las reuniones con su equipo legal. Fotografiaron los pasaportes y accedieron y tomaron extrañas fotografías de los dispositivos electrónicos de sus visitantes. Varios empleados de UC Global informan que Morales les dijo que se había ido al “lado oscuro” al aceptar a la inteligencia de EE.UU. como cliente mientras les ordenaba llevar a cabo actos de vigilancia invasivos en su nombre. Sus historias coinciden con las de los exfuncionarios de inteligencia cuando se trata de detalles clave.

Las acusaciones contra UC Global y la CIA constituyen un gran escándalo de espionaje de alcance internacional. Además de violar los derechos de un asilado político, la historia incluye violaciones de la soberanía de una embajada y la vigilancia de una variedad de periodistas, defensores de los derechos humanos y políticos. Hayan sido objetivos intencionados o daños colaterales en la guerra de la CIA contra WikiLeaks, su vigilancia, como la de Assage, sigue siendo una escandalosa privación de los derechos humanos.

___

Chip Gibbons es director de política en Defending Rights & Dissent. Fue el anfitrión del podcast Still Spying, que analizaba la historia de la vigilancia política del FBI. Actualmente está trabajando en un libro sobre la historia del FBI que investiga la relación entre la vigilancia política doméstica y la aparición del estado de seguridad nacional estadounidense.

Traducción: Diego Meijide

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *