Julian Assange sufre un derrame cerebral en la prisión de Belmarsh

L‘Hora · 12 de diciembre de 2021

Julian Assange sufre un derrame cerebral en la prisión de Belmarsh: su mujer culpa al estrés extremo causado por la batalla de extradición de Estados Unidos [Sarah Oliver – Mail on Sunday, 12.12.2021]

– Julian Assange sufrió un derrame cerebral en la prisión de Belmarsh, según ha revelado su mujer Stella Moris.

– El editor de WikiLeaks, de 50 años, se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de máxima seguridad.

– Se cree que el mini-accidente cerebrovascular fue provocado por el estrés de la acción judicial de Estados Unidos.

– El ictus se produjo en el momento de la comparecencia ante el Alto Tribunal por videoconferencia en octubre.

Julian Assange sufrió un derrame cerebral en la prisión de Belmarsh, según reveló anoche su mujer Stella Moris.

El editor de WikiLeaks, de 50 años, que se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de máxima seguridad mientras lucha por su extradición a Estados Unidos, quedó con el párpado derecho caído, problemas de memoria y signos de daño neurológico.

Cree que el miniaccidente cerebrovascular fue provocado por el estrés de la acción judicial en curso en Estados Unidos contra él, y un deterioro general de su salud, ya que se enfrenta a su tercera Navidad entre rejas.

Ocurrió durante una comparecencia ante el Tribunal Superior por videoconferencia desde Belmarsh en octubre.

Un «ataque isquémico transitorio» –la interrupción del suministro de sangre al cerebro– puede ser una señal de advertencia de un derrame cerebral completo. Assange se ha sometido a una resonancia magnética y está tomando medicamentos contra el ictus.

La abogada Moris, de 38 años, dijo: «Julian está luchando y me temo que este mini-accidente cerebrovascular podría ser el precursor de un ataque más importante. Esto agrava nuestros temores sobre su capacidad de supervivencia cuanto más dure esta larga batalla legal.

Es urgente que se resuelva. Mira a los animales atrapados en jaulas en un zoológico. Les acortan la vida. Eso es lo que le pasa a Julian. Los interminables casos judiciales son extremadamente estresantes mentalmente.»

Dijo que se le mantenía en su celda durante largos períodos y que «le faltaba aire fresco y luz solar, una dieta adecuada y los estímulos que necesita».

Assange se enfrentó a un importante revés legal el viernes, cuando el Tribunal Superior anuló una sentencia dictada este año que impedía su extradición a Estados Unidos para enfrentarse a cargos en virtud de la Ley de Espionaje estadounidense.

Sus abogados argumentaron con éxito que se le mantendría en condiciones en Estados Unidos que podrían conducir a un grave riesgo de suicidio. El Tribunal Superior revocó la sentencia anterior después de que el gobierno estadounidense ofreciera garantías sobre su posible encarcelamiento.

Pero la Sra. Moris dijo: «Creo que este juego de ajedrez constante, batalla tras batalla, el estrés extremo, es lo que causó el derrame cerebral de Julian el 27 de octubre.

Se sentía muy mal, demasiado enfermo para seguir la vista, y el juez le excusó pero no pudo salir de la sala de vídeo de la prisión.

Debe haber sido horrible escuchar una apelación ante el Tribunal Superior en la que no puedes participar, en la que se discute tu salud mental y tu riesgo de suicidio y en la que Estados Unidos argumenta que te lo estás inventando todo.

Tuvo que asistir a todo esto cuando debería haber sido excusado. Estaba en un estado realmente terrible. Sus ojos no estaban sincronizados, su párpado derecho no se cerraba, su memoria era borrosa.»

Assange fue examinado por un médico, que detectó un retraso en la respuesta de la pupila cuando se le iluminó un ojo, un signo de posible daño nervioso.

La Sra. Moris y Assange tienen dos hijos, Gabriel, de cuatro años, y Max, de dos, y son pareja desde hace cinco años. Ella dijo que él se había recuperado «más o menos», pero teme que el ataque demuestre que su salud está fallando.

Ayer le visitó durante una hora aproximadamente, llevando a los niños a verle en una sala de la prisión que comparten decenas de reclusos y sus seres queridos.

Dijo que Assange estaba angustiado por estar alejado de su familia, y añadió: «Le resulta difícil la perspectiva de una tercera Navidad en prisión».

Estados Unidos quiere que Assange se enfrente a las acusaciones de conspiración para obtener y divulgar información de defensa nacional después de que Wikileaks publicara cientos de miles de documentos filtrados relacionados con las guerras de Afganistán e Irak.

Se refugió en la embajada de Ecuador en Londres en 2012 porque temía ser extraditado, permaneciendo durante siete años hasta que fue sacado a la fuerza y enviado a Belmarsh en 2019.

Tiene hasta el 23 de diciembre para apelar la sentencia de la semana pasada, y podría enfrentarse a muchos meses –potencialmente años– en prisión preventiva en el Reino Unido.

La Sra. Moris dijo: «Sigue siendo un escándalo que alguien que no está cumpliendo una pena de prisión sea retenido en la cárcel durante años.

Julian no es una amenaza para nadie y es un completo desprecio a su libertad individual y a nuestro derecho a una vida familiar.

Los Estados Unidos juegan sucio en todo momento, es una guerra de desgaste. Podemos ver, por el hecho de que ha sufrido una mini-apoplejía, que esto está teniendo un impacto peligroso en él.»

Un portavoz del Ministerio de Justicia dijo anoche que no haría comentarios sobre un preso en particular.

Fuente: The Mail on Sunday

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.