Gabriel Shipton: Los bitcoiners deberían defender a mi hermano

Estudio Bitcoin · 1 de junio de 2021

El procesamiento de la Ley de Espionaje contra Julian Assange no es sólo un ataque a la Primera Enmienda. Es un misil de crucero contra un Internet libre, y Bitcoin podría ser el siguiente.

Nunca pensé que mi hermano mayor Julian Assange necesitaría mi ayuda.

Siempre le he admirado. Es intrépido, inteligente, cariñoso y protector. No importaba lo que estuviera pasando en su mundo — ya fuera viajando por el mundo para publicaciones pioneras, viviendo bajo arresto domiciliario con una pulsera en el tobillo o buscando asilo en la Embajada de Ecuador—, podía escuchar mis problemas y ofrecerme (a veces sin pedirlo) consejos gratuitos. Cuando lo necesité, encontró la manera de estar ahí para mí.

En agosto de 2019, fui a ver a Julian a la prisión de Belmarsh, y me di cuenta de que algo había cambiado. Después de años de lo que los representantes de las Naciones Unidas han clasificado formalmente como tortura psicológica o «sin contacto», el efecto en él era más visible que nunca. Me di cuenta de que ahora me tocaba a mí ayudar a mi hermano.

Hablamos de cosas como la omnipresente respuesta del COVID-19, de cuándo iba a frenar nuestro padre y de la distracción y las consecuencias de QAnon. Sin embargo, uno de sus temas favoritos era Bitcoin y las criptodivisas.

Tanto WikiLeaks como Bitcoin nacieron del movimiento cypherpunk. Y fue en aquellos días embrionarios de la lista de correo de Cypherpunks donde Julian comenzó su largo interés y curiosidad intelectual por Bitcoin. Julian participó en discusiones y debates que cimentaron los valores del movimiento cypherpunk en torno a la libertad, la privacidad, el dominio de la tecnología y la curiosidad codificada. La mayoría de los presuntos creadores y primeros partidarios de Bitcoin pertenecían o se inspiraron en esta comunidad de pensadores.

En 2010, después de publicar tramos de material sobre las guerras de Irak y Afganistán de la era Bush y Obama, las reglas de enfrentamiento, los archivos de los detenidos de la Bahía de Guantánamo y los cables diplomáticos de Estados Unidos, WikiLeaks fue objeto de un bloqueo bancario internacional extrajudicial. Bajo una intensa presión política, Visa y Mastercard se negaron a procesar las donaciones y los bancos y PayPal cerraron las cuentas de WikiLeaks y de Julian.

Fue en estas circunstancias cuando Satoshi (quienquiera que sea) hizo una petición a WikiLeaks para que no aceptara esta incipiente moneda digital para las donaciones y así renunciar a la atención que podría atraer. Satoshi temía que Bitcoin no pudiera sobrevivir si el protocolo se enfrentaba al mismo escrutinio y a la misma presión política a la que se enfrentaba WikiLeaks. Julian y WikiLeaks hicieron caso a las llamadas de Satoshi.

Tras dar seis meses a bitcoin para que se fortaleciera, en junio de 2011 WikiLeaks se convirtió en la primera gran organización en adoptar Bitcoin. Esa alineación hizo que Bitcoin hiciera realidad parte de su principio fundacional como herramienta financiera, libre del control político e institucional centralizado. A lo largo de los últimos 10 años, WikiLeaks ha utilizado sus donaciones de bitcoin para defenderse de los ataques y bloqueos, tanto ilegales como legales, de gobiernos y corporaciones, para superar el bloqueo bancario extrajudicial, poder mantener su archivo en línea, seguir publicando y seguir siendo resistente a la censura.

Durante todo este tiempo, también se ha pronunciado para defender a Bitcoin contra las estafas de confianza, como los intentos de Craig S. Wright de hacerse pasar por Satoshi falsificando firmas y documentos digitales. Me pregunto, si Julian estuviera libre hoy, qué tendría que decir sobre los últimos esfuerzos de Wright por utilizar los tribunales contra los desarrolladores de Bitcoin o cómo se defendería de las normas de intercambio de datos de clientes del GAFI o de las directrices del FinCEN sobre la divulgación de las tenencias de criptomonedas en el extranjero.

Bitcoin y WikiLeaks son intrínsecamente antisistema. Ambos proyectos nos piden que moderemos nuestra fe en las personas y las instituciones y que confiemos en la información públicamente verificable, sobre la base de que una población mejor informada crea una sociedad más libre y justa. Los «avispones», como se refiere a ellos Satoshi, no han podido acabar con Bitcoin o WikiLeaks. Sin embargo, han utilizado otras herramientas a su disposición. Una década de ataques individuales a la reputación, complots para envenenar a Julian y apuntar a su bebé recién nacido y abuso de los procedimientos legales con el fin de restringir su movimiento y su discurso.

En abril de 2019, mi hermano fue detenido por incumplimiento de la condicional y por cargos de la Ley de Espionaje de Estados Unidos de 1917. A pesar de haber cumplido la pena máxima de 50 semanas por el cargo de incumplimiento de la condicional, y de haber ganado con éxito su caso de extradición en un tribunal inferior del Reino Unido el 4 de enero de 2021 —un día después del 12º cumpleaños de Bitcoin—, Julian lleva ahora dos años encerrado en la prisión de Belmarsh, en las afueras de Londres, separado de su prometida y de sus dos hijos pequeños durante una pandemia mundial.

El magistrado del Reino Unido sólo rechazó la solicitud de extradición debido al historial de depresión clínica de Julian y a las extremas condiciones carcelarias estadounidenses a las que se enfrentaría si fuera extraditado. El juez concluyó que extraditarlo equivaldría a prescribir la pena de muerte. Unos días más tarde, se le denegó la libertad bajo fianza y ahora está a la espera de una vista de apelación en el Tribunal Superior del Reino Unido.

En todos los demás aspectos legales, Julian perdió. Sin duda, esto envió una señal escalofriante a la prensa del Reino Unido y de todo el mundo: Si publicas información veraz en cualquier parte del mundo sobre guerras, vigilancia masiva o corrupción política que el gobierno de Estados Unidos no quiere que conozcamos, podrías ser extraditado para enfrentar cargos en suelo estadounidense.

Los editores de todo el mundo tienen que considerar ahora lo que publican y que su editor o sus reporteros también pueden ser acusados bajo la Ley de Espionaje como lo ha sido Julian. Esta amenaza es la razón por la que hemos visto a los departamentos editoriales de muchas grandes organizaciones de noticias expresar su rechazo a la persecución de Julian y el consenso entre la prensa libre y las organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, pidiendo el fin de esta persecución.

Pero no sólo los periodistas y editores están en problemas. Aquellos que no cuentan con la protección de las corporaciones mediáticas —bloggers, podcasters, YouTubers— están todos en el punto de mira. Lo más preocupante para los bitcoiners es que los tratados de extradición que se establecieron tras el 11-S para facilitar la extradición de terroristas a Estados Unidos se están utilizando ahora contra los tecnólogos que se oponen a los intereses de Estados Unidos. Mike Lynch, de Autonomy, en el Reino Unido, o Meng Wanzhou, de Huawei, en Canadá. Y, para Julian, la lucha aún no ha terminado.

La apelación de Estados Unidos podría ser vista por el alto tribunal del Reino Unido tan pronto como en mayo de 2021. Un nuevo rechazo a la extradición en el alto tribunal sería escuchado con fuerza por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y sería un rechazo a la censura, a las regulaciones y a los ataques clandestinos que ha sufrido Julian en los últimos 10 años.

Bitcoin y WikiLeaks son las utilidades de una Internet libre. Son necesarias para que se desarrolle y prospere de forma significativa. Ambos nacidos del movimiento cypherpunk, Bitcoin y WikiLeaks se han mantenido fieles a sus visiones de descentralización y transparencia. El poder de la comunidad de criptomonedas ha crecido exponencialmente. Con ese poder viene la responsabilidad de defender las creencias fundamentales de Bitcoin frente a la institucionalización que se avecina.

Mi esperanza es que los tecnólogos racionales que hicieron grandes apuestas contra el establishment se unan para ver el beneficio de defender a uno de sus hermanos y sus propias raíces cypherpunk. Como lo hizo en 2011 cuando fue adoptado por WikiLeaks, Bitcoin tiene otra oportunidad de mostrar su metal al mundo. Una victoria para Julian Assange demostrará a las oleadas de intereses corporativos y reguladores que la comunidad de criptomonedas está dispuesta a usar su poder para defender lo que cree.

La persecución de Julian Assange puede ser detenida, pero necesitamos tu ayuda. Una manera fácil de hacer algo es donando la cantidad de bitcoin que puedas permitirte a través de nuestro portal en el siguiente enlace. Nuestro objetivo es recaudar 40 bitcoin para pagar la apelación y la campaña asociada. Las donaciones son totalmente legales/deducibles de impuestos y se realizan a través de la Fundación Wau Holland, con sede en Alemania y sin ánimo de lucro.

Done aquí: supportassange.wauland.de

Entrevista con Gabriel Shipton

Lunaticoin · 30 de mayo de 2021

Julian Assange lleva 11 años privado de libertad bajo la amenaza de una  orden de extradición a Estados Unidos. ¿De qué se le acusa? De acto de  espionaje. De hecho, pesan sobre el 17 cargos que suman un total de 175  años. Esta ley es la que se suele usar con soplones (whistleblowers) o  agentes dobles pero es la primera vez que se aplica contra un editor, el  editor de Wikileaks.

Junto a Alfre Mancera como copresentador hablamos con Gabriel Shipton –  hermano de Julian – quien nos ayuda a entender quien es Julian, cuál es  su background, su trabajo como cypherpunk, su lucha con Wikileaks, su  opinión sobre Bitcoin y por qué debemos vlos bitcoiners volcarnos con su  caso. 

Te animo a apoyar la defensa de Julian Assange aquí:  https://wauland.de/en/donate/moral-courage/#77