Inna Afinogenova sobre el caso Assange

RT · 29 de junio de 2021

Dos años después, Fiscalía abre investigación por denuncia de espionaje en la embajada ecuatoriana contra Assange

Confirmado.net · 23 de abril de 2021

Carlos Poveda, quien forma parte del equipo de abogados del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reveló que en las últimas horas la Fiscalía General del Estado ha enviado un impulso fiscal sobre la denuncia presentada el 29 de abril de 2019 respecto a presuntos delitos como la violación de la intimidad, escuchas y la sustracción y divulgación de datos personales sobre Assange que se habrían cometido en la Embajada del Ecuador en Londres.

En declaraciones a Pichincha Universal, Poveda se mostró sorprendido por este impulso fiscal ya que se realiza dos años después de presentada la acción pública.

“Casualmente el día de ayer me llegó un impulso fiscal de la FGE. Hace 2 años presentamos una denuncia de espionaje contra Julian Assange donde están involucrados personal de la Embajada ecuatoriana en Londres y ya convocan para mediados de mayo para que declaren Baltasar Garzón, Aitor Martínez, Steve Rapson de Wikileaks, eso me parece sorprendente (…) este es otro tema muy candente que no ha sido investigado en Ecuador…”

En contexto

Según reportó diario El Comercio, Carlos Poveda, sostuvo que esos hechos se habrían perpetrado desde marzo de 2018, y que también se ha requerido una investigación en España en dónde se habría intentando extorsionar al actual director de WikiLeaks por fotografías, videos y audios filtrados. 

“Hay filtraciones también de certificados médicos, hay audios y videos, filmaciones inclusive ya de carácter privado y de otra índole y eso es lo que nosotros tenemos que investigar”, expresó. La denuncia, precisó Poveda, es contra tres funcionarios de la misión diplomática, incluido el embajador Jaime Marchán y cuatro de la empresa encargada de su seguridad Promsecurity”. 

Los delitos que piden sean investigados y su tipificación en el Código Penal:

“[…] Art. 178.- Violación a la intimidad

La persona que, sin contar con el consentimiento o la autorización legal, acceda, intercepte, examine, retenga, grabe, reproduzca, difunda o publique datos personales, mensajes de datos, voz, audio y vídeo, objetos postales, información contenida en soportes informáticos, comunicaciones privadas o reservadas de otra persona por cualquier medio, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

No son aplicables estas normas para la persona que divulgue grabaciones de audio y vídeo en las que interviene personalmente, ni cuando se trata de información pública de acuerdo con lo previsto en la ley.

Art. 180.- Difusión de información de circulación restringida

La persona que difunda información de circulación restringida será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

Es información de circulación restringida: 1. La información que está protegida expresamente con una cláusula de reserva previamente prevista en la ley. 2. La información producida por la Fiscalía en el marco de una investigación previa. 3. La información acerca de las niñas, niños y adolescentes que viole sus derechos según lo previsto en el Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia.

Art. 229.- Revelación ilegal de base de datos

La persona que, en provecho propio o de un tercero, revele información registrada, contenida en ficheros, archivos, bases de datos o medios semejantes, a través o dirigidas a un sistema electrónico, informático, telemático o de telecomunicaciones; materializando voluntaria e intencionalmente la violación del secreto, la intimidad y la privacidad de las personas, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años. Si esta conducta se comete por una o un servidor público, empleadas o empleados bancarios internos o de instituciones de la economía popular y solidaria que realicen intermediación financiera o contratistas, será sancionada con pena privativa de libertad de tres a cinco años.

Art. 230.- Interceptación ilegal de datos

Será sancionada con pena privativa de libertad de tres a cinco años:

1. La persona que, sin orden judicial previa, en provecho propio o de un tercero, intercepte, escuche, desvíe, grabe u observe, en cualquier forma un dato informático en su origen, destino o en el interior de un sistema informático, una señal o una transmisión de datos o señales con la finalidad de obtener información registrada o disponible.

2. La persona que diseñe, desarrolle, venda, ejecute, programe o envíe mensajes, certificados de seguridad o páginas electrónicas, enlaces o ventanas emergentes o modifique el sistema de resolución de nombres de dominio de un servicio financiero o pago electrónico u otro sitio personal o de confianza, de tal manera que induzca a una persona a ingresar a una dirección o sitio de internet diferente a la que quiere acceder.

3. La persona que a través de cualquier medio copie, clone o comercialice información contenida en las bandas magnéticas, chips u otro dispositivo electrónico que esté soportada en las tarjetas de crédito, débito, pago o similares.

4. La persona que produzca, fabrique, distribuya, posea o facilite materiales, dispositivos electrónicos o sistemas informáticos destinados a la comisión del delito descrito en el inciso anterior.

(…)

Craig Murray: Tan doloroso como tortuoso

L’Hora · 7 de enero de 2021

La magistrada Vanessa Baraitser entró en el Tribunal de Magistrados de Westminster a las 10.12am de esta mañana con la sonrisa más radiante y la disposición más relajada que le he visto adoptar. Sus hombros parecían visiblemente levantados. Sonrió positivamente a Clair Dobbin, abogada del Gobierno de Estados Unidos, al invitarla a presentar el caso a la fiscalía en cuanto a por qué Julian Assange no debe ser puesto en libertad bajo fianza.

La Sra. Dobbin tiene una de esas sombrías personalidades presbiterianas que solo cobran vida cuando tienen la oportunidad de condenar a alguien. No hay nada como un acento plano de Belfast para una condena realmente fuerte, y esta fue una pieza de coleccionista.

Julian Assange, declaró ella en un tono que dejó claro que consideraba ese nombre en sí mismo como sospechoso y desagradable, había demostrado que haría todo lo posible para evitar la extradición a Estados Unidos. La sentencia contra su extradición se centra en un solo punto –el de su salud mental– y ese solo punto podría ser fácilmente revocado por el Tribunal Superior.

Assange había ayudado a Edward Snowden a huir de la justicia; se había jactado de ello. Como se detalla en la segunda acusación del Gobierno de Estados Unidos, organizó vuelos para Snowden y organizó una operación de distracción para despistar a la CIA. Cuando las autoridades estadounidenses sorprendieron a Snowden en Rusia cancelando su pasaporte, Assange trató de organizar no solo aviones privados, sino incluso presidenciales para ayudar a Snowden a escapar. Tal fue el alcance y la capacidad de Assange.

Ademas, el presidente de México ha hecho una oferta pública de asilo, dando a Assange un motivo firme para escapar. Muchos países desearían apoyarlo y podría volver a entrar en una embajada extranjera. Se había escondido durante siete años en la embajada del Ecuador para evitar la extradición a Estados Unidos. Había roto sus compromisos de libertad bajo fianza en 2012: “cualquier idea sobre las razones morales o de principios de la conciencia del Sr. Assange resultó ser infundada”.

El gobierno británico se había visto obligado a gastar 16 millones de libras esterlinas en la vigilancia del Sr. Assange mientras estaba en la embajada del Ecuador. Aquellos que se presentaron como garantes de él no cumplieron con su deber de asegurarse de que se presentara ante el tribunal en 2012. Tracy Worcester, que se encuentra entre los que ofrecen garantías ahora y ha ofrecido alojamiento para la familia Assange, no cumplió con su deber en 2012.

Además, Julian Assange había obtenido el estatuto diplomático del Ecuador, otro ejemplo de su búsqueda de medios para evitar la extradición.

Dobbin declaró entonces que el Gobierno de los Estados Unidos estaba apelando contra la sentencia de no extradición y dijo que lo haría porque Baraitser había cometido un error de derecho al aplicar incorrectamente la prueba pertinente sobre las condiciones que impedirían la extradición. En efecto, Baraitser había establecido una nueva prueba de si se aplicarían medidas para hacer imposible el suicidio, mientras que la prueba correcta era si se aplicarían medidas para mitigar el riesgo de suicidio, y en esa verdadera prueba la evidencia era que el sistema de los Estados Unidos era suficientemente sólido.

La prueba requería una evaluación rigurosa de las instalaciones para el suministro de tratamiento y las condiciones de las prisiones en Estados Unidos. Esta evaluación no se había realizado.

Dobbin continuó diciendo que Baraitser había malinterpretado la ley en cuanto a si la causa del impulso suicida inmediato era una circunstancia actual o una condición médica subyacente. A continuación, sostuvo que los hijos de Assange no deberían ser un factor, porque habían nacido mientras Assange estaba en la embajada, y por lo tanto en pleno conocimiento de que su futuro era totalmente incierto. En conjunto, Dobbin concluyó, estos argumentos planteaban un obstáculo insuperable para la concesión de la libertad bajo fianza.

Edward Fitzgerald respondió entonces que la sentencia de Baraitser contra la extradición lo cambia todo. Desde octubre de 2019, cuando concluyó la sentencia de libertad bajo fianza, Assange se encontraba en la prisión de Belmarsh únicamente sobre la base de esta solicitud de extradición. Ahora que la solicitud se ha rechazado, debe tener derecho a su libertad en espera de cualquier apelación, como se especifica en la orden de liberación de la sentencia del lunes. El statu quo ahora era que la solicitud de extradición ha sido rechazada. Por lo tanto, los motivos de la detención han desaparecido, y una detención más larga sería opresiva.

El tribunal ha aceptado que el encarcelamiento era perjudicial para la salud mental de Assange y que necesita el apoyo de su familia. Las condiciones en la prisión empeoraron mucho más por el confinamiento adicional debido a la Covid-19. Assange no ha recibido una visita de la familia en la prisión desde marzo de 2020.

Hubo un extraño interludio en el que Fitzgerald afirmó que había una gran epidemia de Covid en Belmarsh y que 59 presos habían dado positivo en diciembre. Dobbin se levantó para negar esto y dijo que sólo había habido 3 pruebas positivas de Covid en Belmarsh, blandiendo un correo electrónico enviado por las autoridades de la prisión a las 10.49 pm de la noche anterior. Hubo una acalorada discusión sobre la veracidad de esta cifra.

Fitzgerald luego declaró que el fiscal supervisor de Estados Unidos en este caso había dejado constancia de sus dudas de que la administración entrante de Biden deseara continuar con este proceso. También señaló que la oferta mexicana de asilo fue específicamente para después de la conclusión de los procedimientos legales y después de la discusión con el Reino Unido a nivel de ministro de relaciones exteriores. No era una invitación a huir.

Assange no tenía ninguna razón para huir. Hay pocos o ningún precedente de que el Tribunal Superior anulara cualquier decisión contra la extradición por motivos de salud de la Sección 91. La defensa refutaba enérgicamente la afirmación del Gobierno de Estados Unidos de que las pruebas pertinentes no habían sido debidamente consideradas y aplicadas por el tribunal. Numerosos testigos expertos habían sido escuchados. El caso de Lauri Love fue el precedente más relevante. El seguimiento estricto y las condiciones de la libertad bajo fianza se pueden aplicar, pero con la actual premisa en contra de la extradición, Julian Assange debe ser devuelto a la vida con su familia en espera de cualquier apelación de Estados Unidos, para darle una oportunidad de recuperar su salud.

Baraitser entonces inmediatamente emitió su decisión. Declaró que Assange era un fugitivo de la justicia británica desde el 29 de junio de 2012, cuando no se presentó ante el tribunal como se había ordenado. Todos sus motivos para su estancia en la embajada de Ecuador habían sido para evitar una solicitud de extradición de Estados Unidos. Assange, por lo tanto, todavía tenía un motivo para huir. Tenia el respaldo de una poderosa red internacional de partidarios que podía facilitar su fuga.

El gobierno de Estados Unidos tenía el derecho de apelar y el Tribunal Superior tenía el derecho de resolver los asuntos en cuestión. Por lo tanto, era esencial para garantizar que Assange compareciera ante el Tribunal Superior.

Assange había participado profundamente en la organización de la fuga de Edward Snowden, lo que puso de manifiesto su desprecio por la ley. Sus problemas de salud se pueden abordar bien en Belmarsh. Baraitser aceptó la cifra de 3 casos de Covid en Belmarsh dado oficialmente por las autoridades penitenciarias. En conclusión, la fianza fue rechazada.

Comentario

Todo el equipo de Julian era optimista antes de esta audiencia y parece perverso que, habiendo sido dictada una sentencia contra la extradición, Julian deba seguir en una prisión de alta seguridad a la espera de la apelación del Gobierno de Estados Unidos. Ya ha estado en la cárcel por más de 14 meses sólo por el asunto de la extradición, después de la expiración de su dura sentencia sin precedentes por saltarse la fianza.

En efecto, habiendo ya cumplido esa sentencia, Julian está siendo castigado de nuevo por el mismo delito, pasando años en condiciones de prisión extrema simplemente porque una vez se saltó la fianza, por lo que ya ha cumplido la totalidad de la sentencia.

La lógica de retener a Julian ahora simplemente no existe, dada la posición legal actual en la que no se le extradita. Además, esta continua subida y bajada de ánimo, y el interminable encarcelamiento sin límite fijo, está destruyendo su frágil salud. Baraitser ha jugado al gato y al ratón esta semana. Julian está viviendo su vida en condiciones tan dolorosas como tortuosas.

Es irónico escuchar a Baraitser declarar en tono condenatorio, sin equívocos, que Julian sólo entró en la embajada para escapar de la extradición a Estados Unidos. Esto es, por supuesto, perfectamente cierto. Pero recuerdo los muchos años en que la línea del establishment, desde el gobierno y repetida en varios cientos de columnas del Guardian, era que esta verdad era una ficción. Afirmaban que nunca hubo intención de extraditarlo a Estados Unidos, y que en realidad estaba evitando la extradición a Suecia, por acusaciones que nunca tuvieron fundamento y que desaparecieron como la niebla cuando llegó el momento. Supongo que deberíamos estar agradecidos por al menos esta verdad en los procedimientos.

La sentencia de hoy deja claro que lo que sea que esté pasando con la sentencia del lunes, no está genuinamente motivado por la preocupación por la salud de Julian. Yanis Varoufakis declaró ayer que el objetivo final sigue siendo matar a Julian a través del sistema penal. Nada de lo que ha pasado hoy lo contradice.

La extraordinaria cifra de sólo 3 infecciones Covid en Belmarsh es muy difícil de creer y contradice toda la información anterior. Claramente la Covid es menos peligrosa que en cualquier otro lugar de Londres, y tal vez todos deberíamos entrar para mejorar nuestro aislamiento y seguridad. La única explicación que se me ocurre es que a la gran mayoría de los prisioneros se les niega el acceso a las pruebas y por lo tanto no son casos confirmados. O que alguien ha decidido dar los resultados de las pruebas de un solo día y ha optado por tergiversar el significado de la estadística.  De hecho, el punto no es central en la solicitud de la fianza, pero como un posible ejemplo de otra mala conducta del equipo médico de Belmarsh es particularmente intrigante.

La decisión de no conceder la libertad bajo fianza puede ser apelada ante el Tribunal Superior. Espero que eso suceda (aún no ha habido oportunidad de consultar los deseos de Julian), y que suceda en unos quince días.

Craig Murray, 6 de enero de 2021